BELESAR


Comenzamos la temporada 2011 con un agradable paseo por la ribera del Miño en las tierras de Chantada y Saviñao.

Salimos de Ourense en coches particulares en dirección a Líncora en el municipio de Chantada para recorrer unos 16 km con una dificultad baja, salvo algunos baches y algunas salidas de la ruta oficial.

Comenzamos con un suave descenso primero por un sendero y luego por pistas que atravesaban los viñedos hacia la ladera del Miño, pasamos por el pueblo de Sequeiros, que debe su nombre a ser el lugar más soleado donde se secaban las castañas. Fue muy interesante observar las cepas de los viñedos y los continuos trabajos de poda que estaban realizando los vecinos de la zona.

Nos acercamos a A Belesar y tras cruzar el río iniciamos una fuerte subida por la calzada romana hacia Diomondi, la parte más dura del recorrido, pero también la más atractiva y bonita.

Llegamos a Diomondi y en el atrio de la iglesia de San Paio recuperamos fuerzas. Antucho cargó mucho peso y tuvo que descargarlo un poco. San Paio es un antiguo monasterio benedictino.

Hacía un frío glacial y tuvimos que salir de allí y por pistas muy cómodas empezamos a bajar a Belesar. Como no estábamos muy cansados ​​nos embarcamos en una pequeña aventura sin mayores incidentes, aunque la peor parada fue el guía.

De regreso a Belesar tomamos un refrigerio en el bar del muelle y comenzamos la subida hacia Líncora, por un sendero muy bonito y luego por carretera.

Visitamos las bodegas VIA ROMANA, con una interesante exposición y regresamos a Barrela donde estábamos esperando unos callos y un cabrito delicioso.