COSTA DA VELA: CANGAS - HIO


Es una mañana algo nublada propia del mes de Febrero cuando ponemos rumbo a la península del Morrazo y concretamente a Cangas en cuya alameda nos estaban esperando Emiliano y Chon que iban ser nuestros guías y cicerones en esta imborrable jornada de senderismo.

Salimos de la alameda de Cangas hacia el antiguo camino de Massó, antiguas industrias de conservas y salazones cuyas naves están en evidente deterioro, en dirección a la playa de Limens pasando por As Furnas, son estas cuevas marinas. La senda es preciosa con las vistas de la ría de Vigo y las islas Cies. Seguimos avanzando entre fábricas y conserveras que se dedican al cultivo y transformación de productos marinos.

Llegamos a la playa de Nerga, atravesamos su largo arenal y en las inmediaciones de la playa de Viñó, el primer descanso de la jornada para tomar una fruta……..y en algunos casos algo más consistente. Estamos en el sistema dunar de Nerga-Barra, el más grande la provincia de Pontevedra luego de A Lanzada.

Seguimos por la playa de Viñó, de renombre por el cultivo de vino en cepas en la arena, para adentrarnos en la nudista de Barra al final de la cual vamos coger la senda costera de Barra a Cabo Home. Los paisajes, como no podía ser de otra forma, siguen siendo un auténtico deleite para la vista.

Nos lleva esta senda en un primer momento hasta Cabo Pequeño y el Faro de Punta Subrido que es el último que regula la entrada de embarcaciones en la ría de Vigo. Estamos en las inmediaciones de la playa de Melide de arenas blancas y aguas cristalinas. Bordeamos unos minutos la costa y llegamos al Faro de Punta Robaleira, junto al cual se encuentra una cruz de piedra en recuerdo al marinero Pepe Ruiz. Unos pocos metros más y alcanzamos uno de los puntos emblemáticos de la andaina el Faro de Cabo Home de ayuda para los navegantes para pasar sin peligro por el Canal de Monteagudo, entrada natural de la ría de Vigo. El paisaje es espectacular con las islas Cies enfrente de tal forma que parecen alcanzarse con las manos, están a penas a 2 kms, sin duda el punto más cercano desde tierra. El lugar merece una larga parada sentándose a disfrutar de la naturaleza y así lo hicimos.

Reiniciamos la marcha con nuevos bríos siguiendo una senda que va subiendo hacia una amplia pista que nos va llevar por toda la línea de costa hasta Donon y la escultura de la Caracola. Nos queda la parte más dura del día la subida al Monte Facho, el esfuerzo merece mucho la pena. Las vistas son impresionantes de las islas Cies y Ons, así como las bocanas de las rías de Vigo y Pontevedra.

Se concentra en el Facho de Donon un gran legado patrimonial destacando el facho o faro, pequeña construcción del siglo XVII que pudo ser también un puesto de vigilancia. Antiguo santuario romano, su posición estratégico significó diversas ocupaciones, incluyendo un poblado castrexo.

Descendemos para por un amplio camino acabar la ruta en Hio, en la ría de Aldán, a los pies del impresionante monumento escultórico que es su crucero, considerado como el mejor crucero de Galicia. Situado en la plaza de la iglesia de San Andrés fue tallado en 1872 y se discute su autoría siendo las opciones más defendidas las de los canteros y escultores José Cerviño García e Ignacio Cerviño Quintero. A excepción de algunas tallas exentas, casi todo el crucero se elaboró con una sola piedra de granito.

Representa dramáticamente los momentos más significativos de la vida humana desde la creación hasta la redención, de forma simbólica. La iconografía es barroca.

El día había estado estupendo hasta llegar a Hio que comenzó a lloviznar, así que rápidamente nos dirigimos hacía el Restaurante O’ Pereiro donde con una exquisita merienda-cena pasamos a degustar los productos típicos del mar, como no podía ser de otra forma, recordando y rememorando las magníficas vivencias que nos dejó este inolvidable día de senderismo por el Morrazo.

Longitud: sobre unos 19 kms

Dificultad: media-baja