a gudiña- pinheiro novo


    ANDAINA A GUDIÑA- PINHEIRO NOVO

Sábado 21.02.15, nos dirigimos hacia la Gudiña, en un día nublado pero que a medida que nos vamos acercando al punto de destino se vuelve soleado pero frío y el viento reinante hace que la sensación de fresco sea todavía mayor.

Antes de nada  y es de justicia dar la enhorabuena a las “ chicas “ de la Gudiña por su trabajo para organizar esta preciosa andaina en la que todo salió perfecto y si en algún momento hubo un pequeño fallo fue cuando dejaron el mando a algún aventurero que no vamos a citar, pero bueno que todos sabemos es el que acostumbra a meternos por los “ toxos”. Así es que aplausos para ellas.

Luego de tomarnos un café bien calentito iniciamos la andaina para descender hacia el río Ribeiriña. Luego de pasar el área recreativa y las piscinas naturales giramos a la derecha para tomar una amplio camino que entre bosques de robles nos va llevar a cruzar de nuevo el río. Debido a la crecida producida por el deshielo de las últimas nevadas se volvía tarea casi imposible por lo que ya tenían estudiado un plan B por un sendero que iba discurriendo por los prados próximos al río con lo cual podíamos seguir disfrutando de los rápidos y pequeñas fervenzas artificiales en las represas para canalizar el agua hacia las zonas de pradería. Así llegamos a la altura de Pentes, situada en una ladera y con extensas zonas de pradería. Un paraje realmente idílico que recorremos siguiendo el margen izquierdo del río , en un primer momento por unos bosques de robles sacados de un cuento, para luego seguir por el camino que lleva a las antiguas minas de estaño, no perdiendo nunca de vista esta bella aldea y lo que queda de la que en su día fue la casa rectoral que da idea de lo importante que tuvo que ser esta zona eclesiásticamente. Enlazamos con el camino que desde esta localidad se dirige a Barxa  recorriendo un amplísimo valle al final del cual se cruza el río para llegar a la aldea. No obstante decidimos no hacerlo, hay que dejar constancia expresa debido a los hechos que con posterioridad suceden que en este punto Mari Luz termina su trabajo como guía, y seguir hacia una vieja ferrería, pasando junto a una nave de ganado, pero fue del todo imposible cruzar el río que baja de Tameiron con un abundante y bravo caudal en esta su parte final. Luego de dejar constancia fotográfica de la bravura de las aguas y un viejo molino que se encuentra en su entorno retrocedemos sobre nuestros pasos para cruzar el puente y dirigirnos a Barxa donde daremos cuenta del bocata. Eso es un decir ya que nos esperaba una sorpresa más en la jornada. Cuando alguna comentaba lo bien que sentaría un vinito para el almuerzo aparece el hermano de Manuela con una espectacular empanada y el tan deseado vino. En fin que estas chicas han estado en todo.

Luego de haber dado cuenta de la empanada y probar los chorizos de la Sra. Encarnación, y sin mucha demora debido al fuerte viento reinante reiniciamos la marcha por la carretera hacia O Seixo , última aldea del concello de la Gudiña, y luego antes de llegar a Veiga de Seixo, en el área recreativa del rio Mente girar a la izquierda para tomar un camino que nos lleva a la aldea portuguesa de Cisterna, ya en el Parque Natural de Montesinhos. Cruzamos esta coqueta población ,de gran importancia en épocas del “ estraperlo”, con unas vistas preciosas de los pueblos altos de Riós, para en su parte más elevada tomar una amplia pista, con una magnífica panorámica del valle de Barxa, que siguiendo el curso del río Rabaçal nos lleva a la carretera que desciende bruscamente para cruzarlo y con una inclinación igual o superior llegar al final de la ruta en Pinheiro Novo. Los más “ esforzados “ decidimos tomar una pista de tierra que lleva a la entrada del pueblo el resto continúa por la carretera para ir siendo recogidos por el autobús que nos desplazaría desde aquí a la Gudiña.

Asearse un poco, unas birras en la Chaqueta de La, y dar cuenta de la sabrosa merienda-cena en el Hotel Bruma, tfon.988 42 11 21, info@hotelbruma.es, donde pudimos repasar las mejores anécdota de la jornada y las ilusionantes propuestas que nos esperan.

Longitud: 24,7 kms

Dificultad:  media

Duración: 6,45 horas