Sábado 21.10.2017 cuando realizamos está bellísima andaina. Ruta promovida, diseñada y de cuyo mantenimiento se encarga la Asociación Móvete por Luintra que está efectuando un grandísimo trabajo de recuperación y puesta en valor de los espacios naturales del Concello de Nogueira de Ramuín a costa del trabajo desinteresado y aportaciones económicas de sus socios pues no está recibiendo ninguna ayuda de las instituciones. Así funciona esta nuestra tierra orensana se malgasta el dinero público en veleidades y no hay para actividades que están aportando gran cantidad de visitantes al Concello con lo que eso reporta a los diversos establecimientos. En fin………………como decimos por aquí “ e o que hai”. Iniciamos la andaina en la plaza de Luintra, junto al monumento al afilador, para seguir en dirección a la aldea de Baldomar donde definitivamente vamos dejar el asfalto y coger una pista que pasa al lado de la depuradora para a escasos metros abandonarla por la derecha y adentrarnos en un sendero que nos lleva a un rincón increíble como es el lugar de A Serpe. Un conjunto de viejos molinos cuyas robustas paredes nos hacen pensar la importancia que tuvieron en su día. El camino va ir descendiendo durante unos 5 kilómetros por un bosque donde las especies dominantes son el roble y el castaño, lugares con encanto como son el Penedo do Pé, se puede ver perfectamente la forma de un pié grabado en la roca, una antigua albariza con sus colmenas y viejas minas y fuentes de agua subterránea. Bellas poblaciones como O Mollón, Borraxos, Casanova y A Ferreirúa donde finaliza este largo descenso. Luego de un pequeño descanso junto a un conjunto de molinos rehabilitados dejamos la localidad de Penalba y con ello la proximidad a la N-120 y el río Miño para ir ascendiendo y girando hacia la derecha para cambiar hacia la cuenca del río Sil. En un primer momento paralelos a las viñas, luego por una ancha pista e inmediatamente coger un bellísimo sendero que entre robles, castaños, madroños y algún que otro pino, sobre todo en su comienzo, nos va llevar hasta la aldea de Vilasuxa donde decidimos dar cuenta del bocata una vez terminado el largo ascenso que realmente se hizo corto y llevadero por la extraordinaria belleza del entorno, efectuando una breve parada en el lavadero de Pena do Chao con sus grandes losas de piedra. Nos adentramos ahora en una zona de altiplano donde no nos vamos encontrar con los extensos bosques pero en cambio ganaremos en unas vistas realmente espectaculares sobre el Cañón del río Sil. El primer punto es el Mirador da Lampa con magníficas vistas hacia el embalse de San Pedro, Pombeiro y su iglesia y en la lontananza el monasterio de San Estevo. Dejamos este magnífico enclave para ir avanzando por una amplia pista al lado de la cual nos encontramos con los promontorios rocosos como son el Penedo do Trigo y los Penedos de Rufino y alcanzar el bellísimo mirador de Pena Longa, que debe su nombre a una enorme piedra incrustada en el suelo. A escasos metros nos encontramos con el último de los miradores de la jornada el de los Penedos do Castro da Moura. De aquí a la aldea de Monteverde para tomar una preciosa senda que discurre por un bosque de robles y remata en Baldomar para efectuar los 600 metros últimos comunes con el inicio hasta el final de la andaina en la Plaza del Afiador en Luintra. Unas pero que muy merecidas birras antes de dar paso a la merienda-cena en el Restaurante Os Corzos tfno..988201065, a la que se incorpora David luego de superado su forzado periodo de reposo, lo que es un motivo de alegría para todo el grupo. Degustando el caldo y la riquísima carne guisada recordamos los inolvidables momentos vividos durante esta jornada de senderismo por una ruta muy pero que muy recomendable. Longitud: 18, 6 kms Dificultad: media Duración: 7h 10´