ANDAINA DEL RIO GORGUA

Domingo 05.06.2016. Espectacular ruta que discurre prácticamente toda ella por el Parque de la Baixa Limia, preparada con todo lujo de detalles, salvo un par de incidencias que luego relataremos, por los hermanos Sánchez, Susi y José, a los que queremos agradecer su esfuerzo  para deleite del grupo.

Salimos  del cruce que indica hacia la aldea de Retortoiro, en la carretera que lleva a Pontebarxas, para a escasos metros tomar un camino a la izquierda  y luego a la derecha que va ir ascendiendo hacia la aldea de Xacebáns, cruzando el río Deva por  una antigua puente romana en un enclave paradisíaco. Entramos en la aldea y nos encontramos con la primera sorpresa de la jornada, sin duda estaba preparado jajaja. Nos recibe el músico del pueblo a ritmo de fado luego de contarnos su amistad con Julio Anguita, Mouriño ( exalcalde de Celanova) y otros personajes varios que amplia con su estancia en el servicio militar al volante de la ambulancia. Cruzamos la bonita y restaurada aldea, una vez dejado “ el chico de la armónica” ,para continuar durante largo tramo por un precioso camino adornado de múltiples flores pudiendo percibir la primavera en toda su explosión. Así llegamos a la segunda anécdota de la jornada, que no dudaríamos estuviese preparada. Se trata de cruzar el arroyo de la Corga do salto do gato. Al mando de las operaciones del bastón de cruce el presi Gustavo. Todo bien hasta que le toca el turno a Olga y decide efectuar una inmersión. Hay quien dice, son las malas lenguas, inducida por un ligero tirón de bastón. Se debía encontrar  cómoda y parecía no querer ser rescatada pero el presi  audaz en estas lides la devuelve sana y salva, eso si un poco digamos que húmeda. Al ver que no había sido nada nos echamos unas risas y continúa la andaina  para enlazar con una pista que abandonamos rápidamente por un camino a la izquierda que va ir ascendiendo paulatinamente. De repente salta la alarma. Manuela manda un S.O.S. donde está Encarna??? Por suerte hay cobertura de móvil y se puede salvar el problema. En el giro hacia el camino ella había continuado por la pista que le parecía más suave haciendo caso omiso a las pintadas en el suelo, sin querer pensar que el pintor le hiciera alguna jugada. Le cuesta algún kilómetro y bastantes gotas de sudar extra para volver integrarse en el grupo cuando comienza el tramo más duro por una amplia pista que nos lleva a la Serra da Basteira siempre acompañados por unas vistas espectaculares de la zona de valle en el que se encuentra Padrenda, y el espectacular colorido de la montaña.

Una vez en la parte alta decidimos dar cuenta del bocata al abrigo de unas peñas y con la perspectiva de una bella cascada en el río de Esmoriz. Luego de saborear las riquísimas galletas de Manuela y los licores de Susi y José iniciamos la jornada de tarde con un exigente descenso por su desnivel y al discurrir en su mayor parte por trochas del ganado que nos lleva a un camino ya en las proximidades de la aldea de Gorgua a la cual no llegamos pues giramos por otro a la izquierda que nos sitúa en el cauce del río Esmoriz. Para vadearlo es necesario seguir río arriba en una continua aventura saltando de piedra en piedra, con una exuberante vegetación de helechos y el discurrir rápido del arroyo entre piedras y rocas que dan lugar a pequeños saltos de agua. El tramo es exigente pero reconfortante hasta el punto donde podemos cruzar y acceder a un camino que cada vez se va volver más amplio para entre bosques de robles y castaños alcanzar la aldea de Gorgua. 

Una vez en esta aldea cogemos la senda que sale enfrente del área recreativa y que nos va llevar siguiendo el cauce del río Gorgua hasta el área recreativa situada en las proximidades de la OU-411 y a escasos metros de la aldea de Freáns.  Todo un espectáculo el cauce del río una vez confluye con el Esmoriz. Una senda muy fácil de andar y muy recomendable incluso para un paseo en familia.

Una vez en el área recreativa José saca toda sus armas, con el apoyo logístico de José María, y nos sorprende al más puro estilo criollo con un exquisito churrasco, bien acompañado de empanada, dulce típico de Celanova y todo ello regado por vino de producción propia y exquisitos licores, licor café, hierbas y una impresionante aguardiente tostada . Así remata un día que podríamos decir redondo.

Longitud: 23,6 kms

Duración: 7 horas y media

Dificultad: media