ANDAINA DOS CASTROS DE IRIXO

 

Sábado 14.01.2017. Con esta ruta sin apenas dificultades damos comienzo a una nueva temporada que como todas las anteriores se presenta apasionante y repleta de proyectos ilusionantes, que sin duda, nos llevarán a vivir unas jornadas inolvidables.

La mañana fresca, por momentos soleada. Ideal para caminar por estas tierras altas del Concello de Irixo,  gran desconocido para la mayor parte de los miembros del grupo  que en el día de hoy contaba con la siempre bien recibida reincorporación de Nacho para mitigar las ausencias de las habituales y añorados Emiliano y Chon, Goyo por motivos de curro, Encarna y Susi por los virus propios  de esta época, Ordás ya a punto de reaparecer luego de unas pequeñas pruebas y las “ chicas de La Gudiña” Manuela a punto de pasar por chapa y pintura para recuperar su maltrecho menisco y Mari Luz por solidaridad con su pareja de hecho.

Antes de nada agradecer a Agustín y Caride por su labor de reconocimiento en esta ruta. Ruta muy corta la que estaba marcada lo que hizo que hasta llegar a este perfil definitivo, y sin conocer la zona, hubiese que dar varias vueltas improductivas y retroceder en muchas ocasiones sobre los propios pasos para trazar la ruta tal como  pudimos disfrutarla en el día de hoy. Una vez más gracias por vuestra compañía .

Salimos del grupo escolar para dirigirnos hacia Irixo de Arriba donde se encuentra el cartel indicador de la ruta. Dejamos el pueblo para adentrarnos en unas “ carballeiras” que nos llevan a cruzar un pequeño “regato” con unos molinos abandonados y donde hicieron una pequeña zona de merenderos. Seguimos el canal de agua para terminar abandonándolo y adentrarnos en un bosque de robles y antes de llegar a la aldea de Orros girar a la derecha y tomar la derivación que lleva al Coto do Castro, donde se encuentran restos arqueológicos de un antiguo castro, y un panel explicativo de la orografía que tenemos enfrente. El sendero desciende hasta enlazar de nuevo con la ruta principal , a la altura del campo de fútbol giramos a la izquierda para alcanzar  A Cidá donde se encuentra la iglesia de Santa Mariña da Cidá y un bello crucero.

Cruzamos el arroyo para adentrarnos de nuevo en un bosquete y por antiguas corredoiras alcanzar la aldea de Paredes, con varios hórreos, luego la aldea de Casares y al final la de Valdesoiro donde finaliza  el PRG-189 de los Castros de Irixo. Todas estas aldeas por las que estamos pasando tienen una misma peculiaridad, común a todo el rural gallego, su despoblación. Aldeas prácticamente abandonadas y que en tiempos pasados fueron importantes núcleos poblacionales lo que se puede apreciar por las grandes casas de piedra que en todas ellas se encuentran.

Dejamos atrás Valdesoiro para cruzar, de nuevo, el arroyo de A Cidá y luego el río Viñao por un amplio puente de piedra para alcanzar la vía del tren la cual seguimos en paralelo hasta la aldea de Saavedra. Un camino que sale de su parte alta, y muy poco transitado , nos lleva a alcanzar una pista de asfalto por la cual llegaremos a la capilla de Ntra. Señora da Pena da Sela.  Una “carballeira “ con abundantes merenderos que nos da una idea de la importancia de la romería que en este lugar se celebra para honrar a su patrona.

Lugar ideal para dar cuenta del bocata, así que nos ponemos manos a la obra. Luego de dar cuenta de las viandas y el riquísimo bizcocho y el cafecito caliente con el que nos agasaja Oliva emprendemos de nuevo el camino recordando , como no podía ser de otra manera las hierbas de Susi y las galletas de Manuela.

Seguimos por un momento por la pista asfaltada hasta abandonarla a nuestra izquierda por un amplio  camino que por un bosque de robles, que por momentos nos recordaba los viejos cuentos de la niñez, nos lleva a alcanzar la aldea de A Seara y posteriormente Dadín, paralelos a la vía del tren. Alcanzamos la carretera que lleva a Irixo para abandonarla a escasos metros y dirigirnos hacía la ribera del Viñao por cuyo margen izquierdo avanzamos para terminar alcanzando Irixo y con ello el final de la andaina en el punto de inicio junto al grupo escolar.

Llegamos temprano así es que para pasar el tiempo tomando unas birras decidimos echar una partidita. El resultado  ¡ que más da!  El hecho es que Gustavo y Nacho quedaron muy contentos, lo cierto es que Delfin y el que escribe no pusimos gran empeño en el tema y al final se acabó notando………………………

Un posterior vino en Carballino antes de dirigirnos al Caserio de Torguedo, tfno..686 252 993- 988 40 32 15 en Torguedo-Piñor, donde ya con la compañía de Encarna y Susi dimos cuenta de una suculenta y más que merecida cena.  

Longitud: 16,7 kms

Duración: 5h. 15´

Dificultad: baja      

 

 

Paredes

Casares

río Viñao

Area recreativa Ntra Sra da Pena da Sela

capilla Ntra Sra da Pena da Sela

+

Dadin

Irixo

Caserio de Torguedo