Sábado 02.12.2017. Para dar por finalizado el programa de andainas de este año nos acercamos a la localidad de Biobra, en el concello de Rubíana, ya limítrofe con la comarca leonesa del Bierzo. La mañana está “ de perros “ la helada fue generosa y la niebla existente hacen que la sensación de frío sea mucho más intensa. Dejamos los coches junto al pabellón de deportes y con estos condicionantes comenzamos a caminar entre las casas del pueblo que abandonamos junto al Centro de Interpretación del Parque Natural da Serra da Enciña da Lastra, para seguir el trazado del Camino Natural Biobra-Petín, que se corresponde con la antigua Vía Nova o Vía XVIII del Itinerario de Antonino. Calzada romana construida durante la dinastía Flavia que unía las poblaciones de Bracara Augusta( Braga-Portugal) y Astúrica Augusta ( Astorga) de un recorrido de unas 215 millas romanas, aproximadamente 318 kms., según consta en un miliario inaugurada en el 79 d.c. por Caio Calpetano Rantio Quirinal Valerio Festo. El caminar en un primer momento es totalmente cómodo por zona de castaños para luego girar a la izquierda e iniciar un rápido descenso por zona de pinares que nos lleva alcanzar las orillas del río Galir y la aldea de O Porto. En esta parte baja de la ruta ya no tenemos niebla pero el frío no deja de ser intenso. En este punto David y Oliva, con gran sentimiento para todos , tienen que dejar la andaina y regresar en taxi al punto de inicio. David era el primer día que nos acompañaba durante todo este año debido a una intervención , el frío reinante y su estado , sin duda un tanto debilitado, pueden más que su ilusión y voluntad. El resto continuamos por la carretera hasta O Robledo donde giramos a la izquierda para tomar una senda que nos acerca al río Galir por cuyo margen vamos continuar entre bosques de castaños, algún roble y encina hasta la aldea de Oulego. La niebla ya se va disipando en altura, podemos observar las primeras imágenes de los espectaculares Penedos de Oulego, y disfrutar de los primeros rayos de sol que van calentando el ambiente. Un descanso para dar cuenta de los bocatas e iniciar la segunda parte de la andaina que iba resultar lo más espectacular de toda la jornada, por el entorno, la vegetación y la bellísima panorámica que se podía contemplar una vez la niebla había desaparecido en su totalidad. El amplio camino va ascendiendo suavemente a la sombra de los increíbles Penedos de Oulego, en un primer momento por zona de huertos para luego dar paso a bosquetes de castaños y encinas hasta culminar en un mirador sobre el valle con un paisaje increíble, los extensos bosques de castaños de Oulego con sus últimas hojas, los Penedos que dan cobijo a esta apartada aldea, y en la lontananza Trevinca y los Montes Aquilianos con sus primeras nieves . El lugar merecía dedicarle unos minutos, y a fe que lo hicimos, hasta de retomar de nuevo el camino, cambiando de vertiente, con lo cual lo que se presentaba ante nuestros ojos iban ser las Médulas, Aquilianos y la localidad de Biobra punto de inicio y final de la ruta. Abandonamos por la izquierda la amplia pista para seguir una senda que comienza con un fuerte desnivel por un bosque de encinas realmente de ensueño. Estamos prácticamente en el final de la ruta y seguro no había forma más bonita de hacerlo que con este espectacular entorno. Desemboca esta senda en una amplia pista que en 2 kilómetros, en continuo descenso, nos va llevar a la aldea de Biobra. No obstante antes nos acercamos hasta el Mirador da Portela desde donde se puede contemplar nítidamente Ponferrada, el valle del Silencio, la Pena do Seo y el valle que forma el río Selmo en su discurrir hacía el Sil. La parada fue breve ya que estaba empezando a desaparecer el sol y el frío se volvía de nuevo insoportable, sin duda esperaba otra noche de dura helada. Ya en Biobra nos encontramos con Oliva y David que habían pasado el día por la zona e iniciamos el regreso con una parada en La Rúa para dar cuenta de una bien merecida cena en el Restaurante Peyma tfno. 988 31 02 66,de la que fue anfitrión Agustín ,pasando la prueba, como ya es habitual en él, con nota más que alta. Longitud: 20,4 kms Duración: 7 horas Dificultad: media-baja