fin de semana no guadarrama


                                                                                             PUENTE DEL PILAR EN EL VALLE DE LOZOYA-OCTUBRE 2015

Era una de esas citas que llevas esperando desde el momento mismo de su programación y la verdad es que no defraudó, dos días intensos y una última mañana de recuperación antes de iniciar el viaje de regreso.

Salimos de Ourense el viernes dia 09 y luego de unas 5 horas largas llegamos a Rascafría, Posada el Campanario, www.posadaelcampanario.com, tfno..918691756-669774282 donde Beatriz y Ana hicieron que nos sintiéramos como en casa, unas estupendas y amplias habitaciones ¡ y que decir de los desayunos!. Una rápida y ligera cena en el Restaurante La Antigua Tahona, www.laantiguatahona.com, tfno. 918692753-647495829 y retirarse a descansar pensando en la jornada del día siguiente en Peñalara.

Sábado 10.10.2015-COTOS-PEÑALARA-LAGUNA DE LOS PAJAROS-PT.REVENTON-RASCAFRIA

Luego de desayunar y recoger los bocatas recorremos en coche los más o menos 12 kms que separan Rascafría del Pto. de Cotos punto de inicio de la andaina y donde nos estaban esperando los hermanos Morla, Carlos y Javier, que iban ser los cicerones en esta ruta. Dos personas realmente entrañables con las cuales es realmente un placer compartir un día en el monte participando de su experiencia, sabiduría y amor por la docencia.

El día soleado propiciaba una gran afluencia en la zona, el aparcamiento estaba completo y subiendo Cotos muchísima gente en los pinares a la caza y captura de las preciadas setas. Salimos caminando de Cotos por una amplia pista que lleva al Mirador de la Gitanilla desde donde podemos ver la Bola del Mundo, la estación de Valdesqui y la Cuerda Larga con Cabeza de Hierro como punto más significativo. Seguimos subiendo y a escasos metros nos encontramos con El Cobertizo donde giramos a la derecha ahora ya por una senda menos ancha y con apenas desnivel, es el denominado camino del agua de Peñalara. En apenas 2 kms ya podemos observar la laguna. Cruzamos el pequeño arroyo de desagüe de la misma e iniciamos una corta pero dura ascensión hasta poder contemplarla perfectamente a nuestra izquierda, así como el refugio Zabala, un pequeño respiro para las fotos y una breve explicación de Carlos sobre la formación de la misma y el Macizo de Peñalara llenan de contenido el descanso. La senda gira a la derecha en dirección hacia las Cinco Lagunas, un paraje realmente precioso, a la izquierda ya podemos ver la cumbre de Peñalara y a la derecha diversas hoyas, como la de Pepe Hernando, circos glaciares en cuyo centro se encuentra una llana pradera surcada por las aguas del arroyo que nace por encima del circo. Carlos aprovecha este punto tan idílico para darnos una explicación más pormenorizada sobre la formación de estas hoyas y la glaciación en este Macizo, mientras Javier controla el tiempo para que no se exceda.

Cruzamos las Cinco Lagunas en dirección a la Laguna de los Claveles y la Laguna de los Pájaros, final de la ascensión más dura de la andaina. Llevamos más o menos 6 kms recorridos y unos 360 metros de desnivel donde hemos podido ir viendo por la parte alta todo el macizo desde Hermana Mayor y Menor, la cumbre de Peñalara, el Risco de los Claveles y finalmente el Risco de los Pájaros.

Aprovechamos para dar cuenta del bocata junto a la Laguna y tomarnos un buen descanso antes de iniciar de nuevo el camino bastante concurrido hasta la Laguna de Peñalara, menos hasta la de Los Pájaros y definitivamente solos en el resto. Avanzamos por el cordal con unas vistas preciosas a la izquierda de la inmensidad de la planicie castellana con Segovia y la Granja de San Ildefonso y a la derecha el Valle de Lozoya y el embalse de Pinilla. Así llegamos al Puerto de Neveros donde el track cagado en el GPS nos lleva hacía una zona más baja y difícil de caminar hasta dar de nuevo con la senda que baja del puerto, un poco de aventurilla no puede faltar en una andaina que se precie. Llegamos al collado de Poyales donde nos desviamos un instante para que Carlos nos indique una posible ruta de regreso a Cotos por la zona de las hoyas, para luego alcanzar el Cerro de Morete, donde las trincheras de la guerra civil se hacen dueñas del lugar. Aprovechamos las mismas para resguardarnos, ya que estamos a 2.100 metros y aunque el día estaba perfecto para caminar al pararte te quedas frio. Damos cuenta de lo que resta de bocatas antes de retomar la ruta hacia Rascafría, que ya vemos a lo lejos.

Nos dirigimos al Puerto del Reventón donde cogemos el Camino Complutense de Santiago, que baja a San Ildefonso, y que parte de Alcalá de Henares  hacia Santiago uniéndose con el Camino Francés en Segovia. Nos encontramos con algún caminante efectuando la travesía desde Rascafría a Segovia que según luego nos indicaron goza de gran popularidad en la zona.

Desde el Reventón son prácticamente 11 kms de descenso continuo en un primer momento por zona de pradería de montaña con la presencia de abundante ganado bovino, para luego entrar en una amplia pista rodeada de pinares y con unas bellas vistas del Valle de Lozoya donde ese color otoñal ya va tomando cuerpo para finalmente adentrarnos en un bosque de robles que nos va llevar a la meta en Rascafría.

Unas birras para reponer energías y recordar las emociones de la jornada, despedirse de Carlos y Javier, un auténtico lujo haber contado con ellos y recordarle una vez más que sería un placer estuviesen con nosotros en la andaina de Trives el 07 de Noviembre, ir a recoger los coches a Cotos, una reconfortante ducha, y un vinito antes de dirigirnos a cenar y poner punto final a este día redondo.

Longitud: 22,5 kms

Duración: 7,45 horas

Dificultad: media





Domingo 11.10.2015.- EL PAULAR-CASCADA DEL PURGATORIO

Nos levantamos con las calles mojadas y nos temíamos lo peor ante las predicciones de la entrada de la borrasca en que se había convertido el huracán Joaquin y para más abundamiento Carlos nos manda un mensaje que no subiría pues en Madrid está lloviendo duro. Con esas perspectivas nos vamos a desayunar. Ya antes de salir hacía el monasterio del Paular donde iniciamos la andaina los cielos se van abriendo mostrando los primeros rayos de sol terminando por estar un día estupendo para la práctica del senderismo.

Dejamos los coches en el aparcamiento del monasterio del Paular y nos dirigimos hacia el Puente del Perdón. El curioso nombre responde a razones históricas. Allá por el siglo XIV el Valle de Lozoya estaba dividido en cuatro Quiñones. Cuando algún malhechor era merecedor de la pena capital se le conducía hacia la Casa de la Horca, al llegar a este puente tenía la última posibilidad de salvar la vida. Un tribunal compuesto por un miembro de cada Quiñón revisaba la sentencia y decidía si el reo era condenado o absuelto. Una vez cruzado el puente seguimos por una pista asfaltada que cruza la finca de los Batanes y nos lleva al área recreativa de las Presillas a orillas del Lozoya o de la Angostura denominado en este punto, una zona recreativa muy amplia y sin duda muy concurrida en épocas de baño. Abandonamos esta área por una amplia pista de tierra, por bosques de robles y de gran actividad ganadera. La pista va ascendiendo de una forma continuada pero sin apenas desniveles, así llegamos aproximadamente al km. 5,5 donde se encuentra el desvío hacia la Cascada del Purgatorio. Isabel, Emiliano y Chon deciden dirigirse desde aquí a la misma siguiendo el camino señalizado y el resto continuamos por la denominada Ruta Verde 6 entre el Paular y el Puerto de la Morcuera. La pista sigue ascendiendo ahora por zona de pinares y en continuo zig-zag lo que la vuelve un tanto monótona. Es por ello que en varias ocasiones decidimos acortar subiendo monte a través. En una de estas ocasiones Sonsa y Delfín deciden, muy sabiamente, seguir la pista mientras el resto intentamos atajar. Craso error la pista en ese momento gira hacia la derecha con lo que la alcanzamos luego de que ellos pasasen por ese punto. Un momento de desconcierto y decidimos continuar por la pista. Nos encontramos con unos senderistas que nos indican que van 500 mts por delante. Goyo se echa a correr pero ante la tardanza en regresar el resto del grupo espera en la zona del vivero forestal. El que esto escribe se adelanta para tratar de localizarlos. Pregunto a un ciclista que baja y me indica que están a 500 mts. Los famosos 500 mts de los madrileños que casi se acercan más a 1,5. Efectivamente estaban esperando que llegásemos. Regresamos hacia la zona del vivero para unificarnos con el resto del grupo y luego de comer y relajarnos de la tensión de los momentos vividos reemprender el camino ahora descendiendo por la orilla del cauce del arroyo Najarra con un precioso bosque de ribera y unas pozas increíbles hasta alcanzar el río Aguilón por cuyo margen seguimos descendiendo, siendo nuestra intención alcanzar por la parte de atrás la Cascada del Purgatorio.

Esta fue nuestra segunda aventura en el día. Imposible alcanzar la Cascada unos impresionantes farallones, tras los cuales se encuentra la misma, nos impiden continuar sin asumir riesgos. Así que lo más prudente y razonable fue dar la vuelta hasta el punto donde pudimos de nuevo alcanzar la pista, luego de una pequeña trepada.

Pero no podía acabar la andaina así sin alcanzar el último objetivo que no era otro que la Cascada del Purgatorio y que encima se cachondearan de nosotros los tres que decidieron realizar la ruta señalizada. Así es que Oliva, Fina, Goyo y el que redacta decidimos cumplir el objetivo y el resto bajaba hasta el Paular. Descendemos rápido por la pista hasta encontrar una bifurcación a la derecha que nos sitúa en el río y ya en la ruta señalizada para ir ascendiendo por un impresionante bosque de ribera, con rincones realmente idílicos, pequeñas pozas y saltos de agua hasta llegar a la Cascada del Purgatorio, es cuando realmente nos damos cuenta que habíamos estado prácticamente detrás de ella.

El regreso rápido por el margen derecho del río nos lleva a la pista de subida prácticamente en el área de las Presillas y en 1 km el final en el Paular.

Luego de esto sólo quedaba una reconfortante ducha, no sin antes dar cuenta de una jarra de litro de birra, un riberita, la cena y buen y merecido descanso.

Longitud: 26 kms . Aunque Goyo y yo llegamos a los 29 y otros se quedaron en 13

Duración: 8,30 horas

Dificultad: media 





Lunes 12.10.2015.-MONASTERIO DEL PAULAR-BUITRAGO DE LOZOYA-LOZOYA

Luego de dos días de mucha tralla y a petición popular se decide suspender la andaina de los puentes medievales que estaba prevista de media mañana y cambiarla por una mañana de turismo y una hora más de descanso por lo que desayunamos a las 10. Luego del desayuno Oliva, Encarna, Goyo y Fina dejaron “ la concentración” y el resto nos dirigimos en un primer momento al Monasterio del Paular el cual fue construido, según cuenta la leyenda, debido al remordimiento de conciencia que atormentaba al rey Enrique II por haber destruido, en sus campañas en Francia, un monasterio cartujo. Cercana su muerte encargó a su hijo Juan I que erigiera un monasterio de la misma orden, entonces desconocida en Castilla, en el lugar del Valle de Lozoya denominado el Pobolar( pobeda,alameda). Enrique III y Juan II continuaron la obra que este finalizó en 1440. Los monjes del Paular tendrán una vida relevante en el valle hasta mediados del siglo XVIII; a partir de esta época guerras, terremotos, expolios y abandono lo han dejado desolado hasta mediados del siglo XX. Se han reparado los destrozos, han vuelto los monjes en este caso benedictinos y se ha reabierto la hospedería en forma de lujoso hotel de 4 estrellas, en estos momentos de reformas. No obstante para los varones y sólo para ellos, existe la posibilidad de alojarse en el monasterio a un módico precio. El Paular conserva muestras de las distintas épocas de su construcción: gótico, plateresco, renacentista y barroco.

Desde aquí nos desplazamos a Buitrago del Lozoya, situado en el valle medio del Lozoya, a los pies del puerto de Somosierra. El río que da sobrenombre al municipio lo circunda por todos los lados menos el meridional convirtiéndose así en un foso natural de defensa. Es conjunto histórico-artístico y Bien de interés Cultural desde 1993, y su recinto amurallado Monumento Nacional desde 1931.

Los siglos XV y XVI, época en la que el poder de los Mendoza se asentó definitivamente, constituyeron los de mayor esplendor de Buitrago. Don Iñigo Lòpez de Mendoza, Marqués de Santillana, fundó la iglesia de Santa María del Castillo  y el Hospital de San Salvador, destruido durante la guerra civil, compró una dehesa llamada el Bosque como finca de caza mayor, que estaba unida por un puente al castillo, y construyó en ella un conjunto residencial conocido como La Casa del Bosque, compuesta por una capilla y un palacio de recreo de estilo renacentista influenciado por el diseño de la Villa Rotonda de Palladio.

Su recinto defensivo es de origen musulmán, construido en siglo XI. El castillo  es un conjunto arquitectónico gótico-mudéjar del siglo XV. El recinto así mismo sirvió de palacio entre los personajes históricos que han residido entre sus muros cabe destacar a Dª Juana la Beltraneja, famosa por la guerra civil que mantuvo contra su tía Isabel la Católica.

Regresamos hacia Rascafría haciendo una breve parada en la localidad de Lozoya, para tomar un vermouth, donde se nos une Carlos , agradecerle su esfuerzo  en desplazarse desde Madrid para estar con nosotros en el suculento almuerzo de despedida en la Antigua Tahona con el que pusimos punto final a unos día intensos y que estoy seguro perdurarán largamente con todos nosotros.