FIN DE SEMANA EN LA MANCOMUNIDAD DEL CURUEÑO-LEON

Un fin de semana sin lugar a dudas de 10, en el que lo único que falló fueron los pocos participantes, que por distintos motivos no asistieron. Por lo demás este lugar del norte leonés es espectacular, el tiempo magnífico, un poco más fresquito hubiera estado mejor, y la casa de turismo rural donde estuvimos alojados un auténtico rincón de ensueño.

Salimos el viernes día 09.06.2017, luego de comer y prácticamente en familia hacia la pequeña aldea de Ranedo de Curueño, donde íbamos estar alojados durante estos días en la Casa de Turismo Rural El Canto del Gallo tfno.. 626 536 703, www.elcantodelgallo.com, disfrutando del buen hacer de sus dueños Nati y Jose . Sus desayunos  en el que se incluían todos productos naturales o elaborados por la propia Nati, así como las exquisitas cenas no son fáciles de olvidar. Toda suerte de éxitos para esta pareja que hace 11 años abandonó el bullicio de Madrid  por la tranquilidad de estas altas tierras leonesas. 

Casa de Turismo Rural el Canto del Gallo

ANDAINA SABADO 10.06.2017.- LA MATA DE BERBULA-VALDETEJA

Antes de desayunar y debido a que es una ruta lineal procedemos a llevar un coche al final de la misma en Valdeteja.Debido a esto y sobre todo a la calma con la que nos tomamos el desayuno, es que estaba todo tan exquisito, empezamos a caminar sobre las 11 de la mañana en la aldea de La Mata de Bérbula a donde nos trasladamos en coche pues está aproximadamente a 3 kilómetros de la Casa Rural y era dilatar el comienzo de la andaina por una pista asfaltada que no aportaba nada.

La ruta comienza en una curva antes de llegar al pueblo por una pista que va ascendiendo, al lado de un colmenar, hasta alcanzar un bosquete de robles que sirve de alivio al calor que ya apretaba desde primeras horas de la mañana. El camino sigue ascendiendo de una forma suave y con unas preciosas vistas del valle del Curueño y las localidades de la Vecilla de Curueño, Valdepiélago y el propio Ranedo del Curueño, donde nos alojamos.

Así llegamos a  La Collada, una zona de altiplano, desde donde ya podemos ver el espectacular pueblo de Valdorria y la ermita de San Froilán todo ello bajo el manto de la impresionante Peña Valdorria. Nos desviamos del camino para acercarnos a la Peña Morquera donde podemos ver antiguos vestigios de la guerra civil como trincheras y búnkeres de galería.

Retomamos el camino entre retamas y rosales silvestres hasta una zona de robles que lleva a una parte del camino, ya enfrente de Valdorria, con abundante piedra desde donde se puede disfrutar de las imágenes del bello pueblo, la ermita, y la espectacularidad del arroyo de Valdecesar en el llamado Pozo del Buey .  Desciende la senda hacia el arroyo y antes de cruzarlo un breve descanso al lado de un abrevadero para rellenar las cantimploras y aliviar el calor antes de reiniciar la marcha hacia Valdorria de la que distábamos unos 500 metros.

Decía Julio Llamazares en  â€œel río del olvidoâ€