minas de carris e as sombras


  ANDAINA DE LAS MINAS DEL GÊRES-XURES

Sábado 28.03.2015 nos disponemos a iniciar esta espectacular y tan deseada andaina, suspendida en un par de ocasiones por la niebla. El día amanece en Ourense con una espesa niebla que presagiaba los peores augurios, pero ya llegando a Celanova los cielos estaban totalmente despejados y desde el alto del Vieiro podíamos observar para nuestro regocijo que el Xurés estaba totalmente limpio y que por fin íbamos poder llevar a buen puerto esta preciosa ruta preparada con tanto mimo por Susi y José. Una vez más los hermanos Sánchez se han portado.

Iniciamos la ruta en el puesto fronterizo de Portela D´Homen, en la carretera que se introduce en el espectacular Parque Natural del Gères por una zona de bosque realmente bello. Una vez llegados al puente de San Miguel, sobre el río Homen, giramos a la izquierda por la antigua pista que se dirige a las abandonadas Minas de Carris, las cuales tuvieron su momento de apogeo por el año 1950, de las que se extraía el wolframio tan apreciado en la segunda guerra mundial. La pista asciende suavemente siguiendo el margen izquierdo del río Homen. Sus aguas cristalinas forman innumerables pozos y cascadas por lo que épocas veraniegas se ve muy concurrido. Llegamos a la fuente de Abilheira, cruzamos los puentes de a Ribeira Agua de Pala y Ribeira do Cagarouço y un poco más arriba el de Ribeira de Madorno. Estamos en la mitad del camino hacia los Carris, el valle que forma el Homen a nuestras espaldas es precioso. Un kilometro más y el caminar se vuelve más duro, los márgenes ya no están limpios y abunda la piedra suelta así pasamos por Cha do Teixo, llamado así por la existencia de un árbol de dicha especie, y el puente das Abrótegas donde el caminar ya se hace liviano. Un curro y la choza de los pastores llaman nuestra atención antes de un último esfuerzo para salvar la cuesta con abundante piedra que desemboca en las Minas de Carris.

Nos tomamos un buen descanso contemplando e imaginando lo que algún día fue una gran explotación minera, muchos barracones derruidos pero los de piedra todavía aguantando la inclemencia de los temporales, estas a 1450 mts. de altitud. La panorámica desde este punto es preciosa, valles de montaña, Pitoes das Junas y el embalse de Paradela que nos traen recuerdos de anteriores caminatas y el Nevosa que con un poco más de 1500 mts es el pico más alto del Gêres . Nos dirigimos hacia la laguna artificial para en su orilla dar cuenta de los bocatas bien regados por el vino de la bota de José y rematar con las tradicionales galletas de Manuela y la petaca de Susi, imprescindibles en toda andaina que se precie.

Una vez repuestas las fuerzas bordeando la laguna comenzamos a ascender por la ladera hacia el Pico de Carris para cruzar al otro valle, donde nace el río Homen, y llegar al poste fronterizo E-91 donde cogemos un sendero a la derecha que nos va llevar a las ya españolas Minas das Sombras, explotación de mucha menos entidad que la de Carris. Las vistas que se no ofrecen a nuestros ojos son espléndidas en la lontananza los montes de Castro de Leboreiro, Entrimo y los Penedos de Anaman, objeto de una andaina posterior.

Desde las Minas de las Sombras ya es un continuo descenso, en un primer momento dificultoso por la abundante piedra, para luego coger un sendero que va siguiendo el río Vilameá por su margen derecho, en su rápido discurrir entre preciosas cascadas y bellas pozas, para luego cruzarlo por un puente de madera que nos va situar en un camino mucho más suave y mullido para finalizar en la aldea de Vilameá.

Toca ir recoger los coches al punto de inicio en la frontera y luego tomarse unas frescas y bien merecidas birras antes de poner rumbo a Celanova, más concretamente a Mourillós, para dar cuenta de una suculenta cena en la Taberna do Barbas tfno.. 988 43 10 28 para poner el broche de oro a un día que se puede decir redondo.

Longitud: 22,8 kms

Duración: 7,15 horas

Dificultad: media