os penedos de anamao


        ANDAINA QUEGUAS-PENEDOS DE ANAMAO-QUEGUAS

 

Sábado 26.09.15 Con esta bonita andaina iniciamos el programa de la segunda parte del año, luego de las vacaciones estivales.

Iniciamos la ruta , en Queguas, aldea del concello de Entrimo, con ciertas precauciones en parte por el calor reinante y especialmente por el largo periodo de inactividad que siembra dudas sobre las fuerzas de cada uno. Hay que anticipar que todos con las baterías a tope por un terreno a veces exigente.

Cruzamos toda la aldea para comenzar una dura cuesta que conduce a un camino carretero que suaviza bastante para pasar  por Carrís, donde el camino enlaza con el de vuelta, y entre bosques de robles alcanzar la zona de As Cortes da Carballeira, con abundante masa forestal, una capilla y como el nombre indica abundantes “ cortes “, edificaciones de piedra para guarecerse el ganado.

Giramos a la izquierda y el camino comienza a inclinarse, la masa forestal desaparece y entramos en zona de monte bajo donde abundan las uces, queirugas ……y pasto de alta montaña en el cual todavía podemos ver bastantes vacas. El paisaje que vamos dejando a nuestras espaldas es espectacular  con el Pico Fontefría al fondo y todo el cordal montañoso del Parque Natural Sierra del Xurés-Peneda Gêres, sin duda unas imágenes inolvidables. Coronamos un pequeño montículo para tener ya delante de nuestros ojos la impresionante mola de piedra que forman los Penedos de Anamao, estamos llegando al Dolmen Casa da Moura. Monumento funerario perteneciente al final del Neolítico compuesto por unas grandes piedras hincadas en el suelo y cubiertas por una gran losa horizontal.

En este punto termina el PR señalizado y comienza la aventura del día campo a través. Seguimos ascendiendo suavemente hacia la loma y alcanzar el pico situado a la derecha de los Penedos de Anamao . Estamos a prácticamente 1.300.-mts de altitud y las vistas son impresionantes de todos los pueblos portugueses del contorno como Castro Laboreiro, Seara, Padrosouro , Eiras…………………. ¡y que decir de los Penedos ¡ realmente impresionantes, una gran mole de piedra que te va sorprendiendo a medida que te acercas. Luego de un pequeño descanso descendemos  para ir rodeándolos y tratar de subir por el sitio más asequible, el caminar se vuelve dificultoso por la vegetación pero al fin lo conseguimos y podemos pasearnos por estos enormes bolos de piedra.

Una vez en el valle que los rodea decidimos hacer un alto para comer no sin antes Susi y el que redacta, los aventureros del grupo, hacer una pequeña incursión hacia el altiplano situado entre la dos “ cabezas” la ascensión corta pero exigente mereció pero que mucho la pena. Pudimos observar un pequeño grupo de cabras brincando velozmente al detectar nuestra presencia, manadas de caballos salvajes y las vistas inenarrables  desde la pista que accede a la pequeña capilla de Nosa Senhora de Anamao, hasta los montes da Peneda.

Una vez repuestas fuerzas reiniciamos la marcha, siempre con un calor de justicia para esta época del año, por marcadas trochas, hacia el Campo dos Bidos contemplando los bolos graníticos y las distintas formas que en ellos va produciendo la erosión, la imaginación de cada uno va funcionando a tope. Así enlazamos con la pista que baja del curro situado en las estribaciones de los Penedos, para en un ambiente ya más relajado en apenas 4 kms llegar al punto de partida en Queguas.

Longitud: 16,5 kms

Duración: 6,15 h

Dificultad: media

Luego de asearnos un poco nos dirigimos a Castro  Laboreiro para en Restaurante Miracastro, tfno.. 00351 251 460 020 www.hotelmiracastro.com, y con un Bacalhau com Broa y un buen cabrito assado no forno recordar las muchas aventuras de la jornada, ya acompañados del Presi  que no nos pudo acompañar en la andaina pero siempre dispuesto a la hora de pagar.