PUENTE DEL 1º DE MAIO EN EL PARQUE NATURAL DE PONGA

 

Una vez más volvemos a esa bella tierra que es Asturias, sus preciosos valles, abruptas montañas, pintorescas  aldeas, agradables gentes  y como no deliciosa gastronomía todo ello hace cierto lo de “Asturias Paraiso Natural”.

En esta ocasión nos acercamos hasta el Parque Natural de Ponga, ya en el límite con Picos de Europa,  una de las zonas menos conocidas y explotadas turísticamente quizás por lo abrupto del terreno que hace que las comunicaciones sean más complicadas pero  de una belleza increíble. Fue declarado Parque Natural en 2003 y se encuentra ubicado en el área centro-oriental de la Cordillera Cantábrica en su totalidad en el concejo asturiano que le otorga su nombre. Con una extensión aproximada de 205 km2 limitando por el este con el Parque Nacional de los Picos de Europa  y por el oeste con el Parque Natural de Redes. Dentro de este entorno destacan paisajes heterogéneos, como pastizales alpinos, valles glaciares, foces, cordales rocosos o frondosos bosques.

Atravesando su escarpado relieve y formando grandiosas foces a su paso discurren el río Ponga y el Sella que atraviesa el parque por su parte más oriental para seguir su curso hacia el fronterizo concejo de Amieva, dejando a su paso el espectacular desfiladero de los Beyos.

Salimos el viernes día 28 de Abril para luego de 5 ½ de trayecto llegar a La Casona de Mestas, a escasos 6 kms. de la capitalidad municipal en San Juan de Beleño, tfno.. 985 84 30 55 donde estuvimos alojados durante todas estas fechas. Un lugar tranquilo y apacible a las orillas del río Ponga  rodeados de montañas que formaban un pequeño desfiladero.  

La Casona de Mestas

Casa de Baños

la Casona de Mestas

SABADO 29 DE ABRIL.- LAS BEDULES-PICO RECUENCU-COLLAU ZORRU-BOSQUE DE PELOÑO-LAS BEDULES

Luego de desayunar y recoger los correspondientes bocatas nos dirigimos en coche hasta el aparcamiento de Las Bedules donde inicia la andaina.

Son Las Bedules un excelente mirador de Ponga desde donde podemos contemplar los Picos más emblemáticos del Parque como son el  Tiatordos, Maciédome, Recuencu, Collau Zorru….y en su base dos preciosas aldeas como Taranes y Abiego. Así mismo el macizo occidental de los Picos de Europa con el Cantu Cambronero, Peña Santa de Castilla y Jairo entre otros.

Luego de pasar largo rato contemplando esta espectacular estampa iniciamos la ruta abandonando la marcada hacia el bosque de Peloño, por la cual regresaremos ,  comenzando a ascender por una amplia pista a la derecha  que  pasa al lado de unas cabañas y discurre por una zona de pastos de montaña , los primeros bosques de hayas y abundancia de acebos y sin perder en ningún momento de vista el Recuencu. En el último tramo la pista se inclina hasta alcanzar el Collado del Recuencu. Giramos a la izquierda para seguir ascendiendo por una zona boscosa  hacia el Collado Pumerín y rodeando el Pico LLuengu alcanzar una zona de campera donde todavía pisamos algunos restos de nieve.

Comenzamos a descender, acompañados por el elegante volar de los buitres, hasta alcanzar una pequeña meseta con unas vistas espléndidas de los Picos de Europa. El lugar ideal para dar cuenta de los bocatas y relajarse con las espectaculares imágenes que nos rodean. Si  a  ello  añadimos las galletas de Manuela, convaleciente de su menisco y de excursión por Cangas con Vidal, que gentilmente transportó Mari Luz y la licorina de Susi  hacen que el almuerzo se extienda en el tiempo.  

Proseguimos  la andaina con un descenso pronunciado que a más de uno nos hace chirriar las rodillas hasta alcanzar la pista que se dirige a Arcenorio. Nosotros giramos a la izquierda y nos vamos  adentrando en el Bosque de Peloño de unas 1.500 hectáreas y en el que el haya es su principal representante conformando la mayor masa forestal del oriente asturiano y uno de los hayedos mejor conservados de España.  Un pequeño desvío a la derecha nos acerca hasta el Roblón de Bustiello,  un ejemplar de roble de 30 metros de alto y 8 de diámetro. Volvemos sobre nuestros pasos para retomar la pista que transita por el bosque de hayas hasta la Collada Granceno. Un momento de descanso para reponer agua fresca en la fuente que se encuentra en esta bellísima campiña por la que discurren otras dos rutas. La de la Foz de los Andamios que se dirige desde Collada LLomena, pasando por las Bedules, hacia Víboli y terminando en el puente La Huera. Así como la que lleva dirección Tolivia bordeando el Sen de los Mulos.

Retomamos la pista hasta alcanzar el final de la ruta en el punto de inicio en Las Bedules. Un momento para sacar las últimas fotos con el fondo de las montañas de Picos y regresamos al hotel para darnos un pequeño relax en las aguas termales en la Casa de Baños anexa, cuya piscina está situada  en una amplia cueva natural. Para finalizar la jornada ya sólo queda dar cuenta del pote asturiano y retirarse a descansar para la jornada siguiente.

Longitud: 17,8 kms

Duración: 7 horas

Dificultad: media     

 

Pico Recuencu

Recuencu

Bosque de Pelono

Roblon de Bustiello

Collado Granceno

Las Bedules

casa de banos

DOMINGO 30 DE ABRIL.-RUTA DEL VALLE DE PONGA           

Nos despertamos con un día intermitente, había lloviznado por la noche, y tan pronto se nublaba el cielo como asomaban unos tenues rayos de sol. La desbandada es generalizada en el grupo y deciden ir de turismo hacia Cangas-Ribadesella con excepción de Mari Luz que se encontró mal por la noche y pasará el resto de la jornada en el hotel descansando y con rigurosa dieta, Fina, Goyo y el que relata que en un principio vamos intentar la ruta prevista desde Cadenaba a Sellaño pasando por Collado Llomena.

Una vez recogidos los bocatas nos dirigimos a Cadenaba pero a los escasos 2 kilómetros decidimos abandonar ante la intensa niebla que se asentaba en la parte más alta, luego iría levantando, y el chaparrón de agua que nos pilló nada más salir del pueblo. Así que optamos por otra opción más fácil y sin complicaciones como es esta ruta del Valle del Ponga que nos ha sorprendido muy gratamente y sin lugar a dudas la decisión fue todo un acierto.

Iniciamos la andaina en San Juan de Beleño, junto al Centro de Interpretación del Parque, por una pista de hormigón que finaliza en un sendero que desciende hasta un antiguo puente de piedra que cruza sobre la riega d´Ameu. La senda transcurre entre hayas y avellanos para desembocar en un longevo bosque de castaños donde se pueden encontrar enormes individuos, muchos de ellos ya caidos. Tras cruzar este bosque entramos de nuevo en una senda , con vegetación de ribera donde vuelven a predominar las hayas y avellanos, que desciende hacia una foz creada por el río Ponga a su paso. Se cruza el río por un puente natural de roca para llegar a un cruce que nos lleva a la izquierda a Sobrefoz y a la derecha a Abiegos. Decidimos ir a Sobrefoz por lo cual este tramo tendremos que hacerlo de ida y vuelta.

La senda asciende por la foz hasta llegar a el Yano, por momentos hay que ir con precaución pues hay tramos de piedra que se encuentra resbaladiza debido a las lluvias de la noche. Este tramo  desde Beleño es espectacular y sin duda la decisión ha sido más que acertada.  

Desde el Yanu hasta Sobrefoz es un tramo de más o menos 1 km por carretera con el horizonte el precioso pueblo de Sobrefoz y el rumor del río en su vertiginoso descenso   lo que lo vuelven en un paseo agradable.

Es Sobrefoz un lugar encantador y ampliamente restaurado con gran oferta turística y con mayor ambiente de todo el valle. Luego de recorrer sus calles una parada en la plaza para degustar unas birras en Casa Benigna  tfno..985 84 31 06 y regresamos  al cruce que nos llevará a Abiegos por un sendero  que cruza por un puente de madera la riega Cuesta Yano y se adentra en un bosque más abierto salpicado por avellanos, espinos, acebos y algunos castaños y robles para finalizar en la carretera que lleva a Abiegos. Antes de llegar al pueblo hay un mirador con unas vistas privilegiadas del coqueto pueblo, de la sierra de Cainava, el pico Recuencu, y las poblaciones de Cadenaba y San Juan de Beleño con su extensísimo valle de praderías.

Pasamos por junto de la iglesia para descender por un camino primeramente hormigonado y luego empedrado que nos lleva a cruzar por un puente de hormigón sobre el río Ponga para girar a la derecha y tomar una amplio camino que va llaneando entre hayas para posteriormente estrecharse y comenzar la subida más dura de todo el recorrido que nos sitúa en San Juan de Beleño inicio y final de la andaina.

Este bellísimo paseo se merecía un final especial así es que nos dispusimos a celebrarlo en La Fonda de Ponga tfno..985 84 30 04 con el menú casero de tres platos+ postre en el que se incluye quesos de la zona, fabada y pote asturiano, cachopo, cabrito guisado……………. En fin que la jornada fue completa y más con el recorrido posterior, ya en coche, hacia el desfiladero de los Beyos para desde Puente la Huera subir por la carretera de la Foz de los Andamios hasta Casielles para ver la senda del Cartero, pensando en una posterior ocasión.

Longitud: 13,2 kms

Duración:  3,45 horas

Dificultad: baja    

riega d Ameu

puente natural sobre el Ponga

Sobrefoz

Abiegos

Cadenaba

Abiegos

San Juan de Beleno

La Fonda de Ponga

LUNES  01 DE MAIO.- Todo se termina y parece que mucho más rápido cuando te sientes bien y en lugar agradable. Así que luego de desayunar toca hacer las maletas y emprender el camino de regreso llenos de estupendos recuerdos y con muchos proyectos para el futuro, sin duda  Ponga se hace acreedora a nuevos proyectos.

Parada para almorzar en la localidad leonesa de Villamanin en Mesón Ezequiel tfno.. 987 59 84 97 sin lugar a dudas el lugar perfecto para dar por finalizados estos días de relax.