viana-vilariño de conso


                                                             ANDAINA VIANA-VILARIÑO DE CONSO

Sábado 20.02.2016. Iniciamos la andaina, en un día de sol espléndido, en la plaza de Viana para ir subiendo a su parte más alta donde se encuentra el Concello, los jardines y la Torre de Homenaje, siempre guiados por Antucho que va ser nuestro cicerone hasta Quintela do Pando. Desde esta parte más alta tenemos unas preciosas imágenes de la villa de Viana, el embalse del Bao y las montañas nevadas que la circundan.

Empezamos a descender hacia la carretera que lleva a Vilariño para nada más cruzar el puente girar a la derecha y tomar una senda que va ir ascendiendo hacia la aldea de Quintela do Pando. A medida que vamos ganando altura las vistas de Viana y su entorno son más bellas. Cruzamos Quintela y al final del pueblo Antucho ya nos “ suelta las riendas”. Ha sido un placer disfrutar de su compañía y más cuando es un gran conocedor de esta zona.

Vamos ahora por una amplia pista en la cresta del  montículo que separa las cuencas de los ríos  Bibei y Conso, por cuyos cauces se adentra el embalse del Bao. Con lo cual se nos abre un nuevo paisaje a la derecha seguimos viendo el cordal montañoso que rodea Viana desde el Alto de Covelo, Penouta……..hasta los montes de la Gudiña y los viñedos que llegan hasta el río y por la parte izquierda los montes del  Invernadeiro y Cabeza de Manzaneda con una buena capa de nieve, las aldeas de Parada das Viñas y Santa Mariña en las laderas de viñedos que se extienden hasta el Conso y más en la lejanía Vilar, Mormentelos,Reigada y San Miguel  y hacia la cola del embalse Vilariño de Conso. La pista desciende hacia la confluencia de ambos ríos donde giramos a la izquierda para seguir por toda la orilla hasta el puente de Santa Mariña. Todo este tramo es suave y relajante entre bosques de robles y reflejándose en el agua todo su entorno de tal forma que por momentos llega a ser difícil discernir la realidad.

Cruzamos el puente para iniciar una prolongada ascensión hasta la aldea de San Cristobo por un camino empedrado que discurre entre robles, “soutos de castaños” y en ya en su parte cercana al pueblo pradería. Hemos ganado casi 300 metros de altura con lo cual podemos ver en la lontananza Peña Trevinca cubierta por un gran manto de nieve. Toca de nuevo ir descendiendo entre castaños para alcanzar luego de unos escasos 3 kms la meta en Vilariño de Conso, pasando a mitad de camino por la aldea de Conso.

Una birra reparadora en el bar de Joaquin, en la plaza del pueblo, donde nos estaba esperando Mari Luz, que no había podido ir a la andaina, para apoyar la logística, gran trabajo hoy de la familia Estévez, y llevarnos a buscar los coches para por la carretera de la Portas acercarnos a la Gudiña . Unos vinitos en la Chaqueta de La y posterior merienda-cena  una vez más en el Hostal Bruma, tfno. 988 42 11 21, donde entre plato y plato rememoramos las anécdotas de la jornada y las impresiones de Vidal que nos ha acompañado en esta caminata.

Longitud: 17,3 kms

Duración: 5,45 horas

Dificultad: media-baja